OBSERVATORIO VULCANOLÓGICO DEL INGEMMET INFORMA DEL PROCESO ERUPTIVO DEL VOLCÁN SABANCAYA

Spread the love

19430102_1552745484787645_6836832470403058501_n

El Observatorio Vulcanológico del Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (OVI) integrante del Comité Técnico – Científico para la Gestión de Riesgo Volcánico y monitoreo de la crisis eruptiva del volcán Sabancaya (Caylloma–Arequipa) informa de la actividad volcánica del macizo registrada entre el 19 y 25 de junio:

Las explosiones en el Sabancaya disminuyeron, respecto a la semana pasada, registrándose en promedio 15 por día; de menores tamaños y poco energéticos. Asimismo, continúa el dominio de sismos tipo L indicadores del movimiento de fluidos bajo el volcán, mientras los eventos asociados al ascenso de magma son escasos y de baja energía. Se ha registrado también, un importante número de sismos tipo tremor asociados a la emisión de ceniza, gases y vapor de agua.

Por su parte, las columnas eruptivas de gases y cenizas ascendieron hasta aproximadamente 3500m de altura sobre el cráter, dispersándose en un radio mayor a 40 km en dirección Sur.

19430102_1552745484787645_6836832470403058501_n

La estación GPS ubicada al SE del volcán no ha registrado deformaciones en la componente vertical. El flujo del gas volcánico registró el 24 de junio un valor máximo de 5700 Tn/día y se detectó hasta 10 anomalías térmicas con valores entre 1 MW y 33 MW, distribuidas en los flancos SE, N y NE del volcán.

“En general, la actividad volcánica sigue disminuyendo, presentando menor cantidad de explosiones, con emisiones largas y continuas de gran contenido de ceniza y gases. Esta actividad se puede mantener igual durante los próximos días”.

A partir de ello, el Observatorio Vulcanológico del INGEMMET recomienda informarse permanentemente mediante los reportes emitidos conjuntamente con el Instituto Geofísico del Perú (IGP); no acercarse a un radio menor de 12 km del cráter. Asimismo en caso de caída de ceniza, cubrirse la nariz y boca con paños húmedos o mascarillas, limpiarse los ojos y refrescarse la garganta con abundante agua pura; y mantener cerradas las puertas y ventanas de las viviendas.