Especialistas del Observatorio Vulcanológico del INGEMMET hacen reconocimiento del cráter del volcán Ubinas y verifican niveles bajos de actividad

Spread the love
Los especialistas durante el trabajo de campo recuperaron información de las estaciones multiparamétricas que registran actividad sísmica, geodésica (deformación del volcán) y química (gases y agua).

Los especialistas durante el trabajo de campo recuperaron información de las estaciones multiparamétricas que registran actividad sísmica, geodésica (deformación del volcán) y química (gases y agua).

Especialistas del Observatorio Vulcanológico del Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (INGEMMET) ascendieron al cráter del volcán Ubinas, provincia General Sánchez Cerro, en la región Moquegua y verificaron in situ los bajos niveles de actividad del volcán que durante el año registró dos explosiones.

El equipo del Observatorio Vulcanológico ascendió el 28 de agosto hasta la cima del volcán Ubinas, situado a 5.672 metros sobre el nivel del mar (msnm) y comprobó que el volcán continúa emitiendo gases sobre todo en las primeras horas de la mañana.

Asimismo, los especialistas, durante el trabajo de campo recuperaron información de las estaciones multiparamétricas que registran actividad sísmica, geodésica (deformación del volcán) y química (gases y agua). Los datos serán estudiados en las instalaciones del Observatorio Vulcanológico.

El volcán Ubinas durante el año solo registró dos explosiones.

El volcán Ubinas durante el año solo registró dos explosiones.

Actualmente se registran 05 sismos por día, la emisión de gases tenues alcanzan los 250 metros de altura, el flujo de gas volcánico se encuentran en un rango de 232 a 663 toneladas por día y no se ha registrado deformación en el edificio volcánico.

El Observatorio Vulcanológico del INGEMMET integrante del Comité Científico del monitoreo permanente del volcán Ubinas recomendó el 18 de mayo bajar el nivel de alerta amarilla a verde ante los bajos niveles de actividad volcánica.

 También se pidió no descuidar las acciones de preparación y respuesta frente a un eventual incremento de la actividad del volcán además de mantener habilitados los refugios en zonas de bajo peligro volcánico en caso de un eventual incremento de la actividad.